Ruta por la Barcelona Modernista

Barcelona es una ciudad de mil caras, mil colores, mil olores, mil sabores y mil sensaciones. Esta ruta está dedicada a la Barcelona Modernista, que revolucionó la ciudad, artísticamente hablando, pero también económica, cultural y socialmente. La ciudad cuenta hoy en día con ocho edificios que han sido declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, seis de ellos de Gaudí y dos de Domènech i Montaner.

 

En este post os propongo un paseo para descubrir  los lugares más destacados del modernismo barcelonés sin tener en cuenta las obras de Gaudí, ya que éste merece una ruta a parte, que podéis consultar en el post “Como conocer todas las obras de Gaudí sin morir en el intento“.

Los orígenes

La Barcelona de la Revolución Industrial, asfixiada dentro de las murallas, vio necesario que éstas se derrumbaran y la ciudad pudiese crecer por una zona donde antes había estado prohibido construir. En aquel momento, se planteó un concurso para saber el mejor modelo para su desarrollo y el modelo ganador fue el Modelo Cerdà. Este modelo se basaba en la construcción de manzanas de edificios que permitían trazar calles paralelas y perpendiculares, a la vez que se ganaba en calidad de vida, ya que se pensaba en la anchura de las calles y las zonas ajardinadas para el saneamiento del aire y la luminosidad de la ciudad.

Plano original del Plan Cerdà

Plano original del Plan Cerdà

Todo este proceso coincidió con un movimiento político, cultural y económico en auge en Cataluña que empezó con la Renaixença y se consolidó con el modernismo. Éste incorporaba elementos innovadores como el vidrio, la madera, el hierro laminado y la cerámica, pero por sobre de todo, buscaba una simbología catalanista y patriótica, que demostrara la importancia de la cultura catalana y su historia.
Es un estilo que buscaba originalidad, creatividad y antiacademicismo y que le daba una especial importancia al decorativismo tanto en el interior como en el exterior. Además había una gran tendencia a incorporar elementos que representaran o recordaran a la naturaleza –motivos florales, peces, insectos, animales…-. También se incorporaban elementos que recordaran a la arquitectura gótica, como pináculos y arcos en punta, o en relación a su iconografía, como el uso del dragón, con el fin de exaltar la época gloriosa del país.

Arquitectónicamente hablando, no sólo se aplicó en edificios como el Liceu, el Palau de la Música, la Casa Amatller, la Casa Lleó i Morera, la Casa Batlló, la Casa Milà, la Sagrada Família o en muchos otros puntos básicos para el turista que visita Barcelona, sino que también se puede ver reflejado en tiendas –colmados, hornos, farmacias… – o edificios de viviendas repartidos por toda la ciudad, pero en especial en el distrito del Ensanche.

Ciutat Vella

Iniciaremos esta ruta por la parte más antigua de la ciudad que, no obstante, incorporó edificios y elementos modernistas.

Subiendo por Las Ramblas, en la esquina de la calle Sant Pau, nos espera el Liceu de forma majestuosa para explicarnos la importancia de la burguesía en la construcción de edificios modernistas, no solo por su poder adquisitivo, sino por su nivel cultural. Este edifico fue remodelado y decorado por el escultor Eusebi Arnau y el pintor Ramon Casas durante los años 1902 y 1903 y aun actualmente sirve para acoger óperas de renombre internacional como Aída. Hay visitas guiadas diarias a las 10 h.

Gran Teatro del Liceu

Gran Teatro del Liceu

En Las Ramblas número 91, encontramos el Mercado de Sant Josep o más conocido como el Mercado de la Boquería. La entrada hecha de forja y vidrios coloridos es todo un espectáculo. Entrad para descubrir el mercado con el surtido más exótico de la ciudad.

Más adelante, en el número 82 de las Ramblas, está la Casa Bruno Cuadros (o la Casa de los Paraguas), una antigua paragüería decorada con motivos industriales. En el número 77, nos recibe la Casa Doctor Genovè, una antigua farmacia y laboratorio. En el 115, la Real Academia de Ciencias y Artes y en el 121 la Farmacia Nadal.

Casa Bruno Quadros

Casa Bruno Quadros

Sin ir muy lejos, en la calle Canuda, está el Ateneu Barcelonès, conocido por la gran cantidad de actos relacionados con Catalunya y la cultura en general, y muy cerca del Portal de l’Àngel, en la calle Montsió, el Café dels 4 gats, donde se encontraban los artistas “noucentistes” como Casas o Russiñol, pinturas de los cuales se pueden admirar en el MNAC. Entrad en este Café y observad las formas ondulantes de las sillas y el famoso “Tándem” de Casas.

El Tandem de Casas en el Cafè els Quatre Gats

El Tándem de Casas en el Cafè dels Quatre Gats

 

Finalmente, acabaremos esta parte de la ciudad con una obra maestra, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en el año 1998, el Palau de la Música Catalana, de Domènech i Montaner. La fachada, llena de símbolos catalanes otra vez, nos recibe cordialmente, mientra que cuando entramos, quedamos absorbidos por la belleza de la arquitectura iluminada por la gran cúpula de vidrio colorido que cuelga del techo. El edificio fue construido para acoger el Orfeó Català y actualmente aún acoge conciertos. Hay visitas guiadas diarias por la mañana en diferentes idiomas.

L’Eixample

Como ya hemos dejado entrever al principio, este es el distrito modernista por excelencia, ya que su desarrollo coincidió con el del movimiento modernista.
Subiendo por el Paseo de Gracia, no hay ni una manzana de casas que no contenga algún elemento modernista. Podéis encontrar farolas-banco a lo largo de todo el paseo. En la esquina con la Gran Via de les Corts Catalanes, podemos ver el Palau Marcet, un edificio que se convirtió en el Teatro de la Comedia. Pero cuando llegamos en la isla situada entre el Paseo de Gracia, el Consell de Cent y Aragó debemos hacer una parada obligatoria para descubrir la “Manzana de la Discordia”, para admirar a tres edificios que luchan por saber cual es el más bello: la Casa Amatller, la Casa Batlló o la Casa Lleó i Morera.
La Manzana de la Discordia

La Manzana de la Discordia

En primer lugar, la Casa Amatller, remodelada a partir de una construcción anterior por Puig i Cadafalch, recuerda una casa flamenca y tiene claros elementos neogóticos.

La Casa Lleó i Morera, de Domènech i Montaner, también fue una reforma de una casa anterior donde destaca su decoración interior por el uso de cerámica, mobiliario del estilo y vitrales diseñados por el mismo arquitecto.

Por último, la Casa Batlló será comentada en la ruta dedicada a Gaudí que he prometido en los próximos posts.

Cerca de este triángulo de edificios emblemáticos, en la calle Aragó, encontramos la Fundación Antoni Tàpies. Ésta había sido la localización de la Editorial Montaner i Simon, la empresa de la familia de Domènech i Montaner, el artífice de la obra. Recomiendo que os fijéis en la utilización de dos de los elementos modernistas por excelencia: el ladrillo visto y el vidrio -en forma de vitrales- de manera que imita una construcción fabril modernista. La fachada está coronada por aluminio en forma de hilos que se distribuyen caóticamente, obra creada por Antoni Tàpies.
Fundación Antoni Tàpies

Fundación Antoni Tàpies

Hay que destacar también algunos edificios modernistas de la Rambla Catalunya, como la Casa Dolors Calm (en el número 54), la Casa Fargas (en el 47), la Farmacia Bolós (en el 77) o la Casa Serra (en el 126). Ésta última hace esquina con la avenida Diagonal y fue diseñada por Puig i Cadafalch. Actualmente alberga el edificio sede de la Diputació de Barcelona.

Muy cerca, en la avenida Diagonal, entre Roger de Llúria y Bruc, nos recibe la Casa de les Punxes, que ahora también podéis visitar. Este fue un edificio de Puig i Cadafalch encargado por las hermanas Terrades. Por eso también recibe el nombre de “Casa Terrades”. Es un fantástico edificio que recuerda el arte gótico catalán europeo, con seis torres coronadas por puntas y 365 ventanas, una para cada día del año.

Fuera del eje modernista

Lejos de la columna vertebral de la ciudad que conforma la zona de Las Ramblas y el Paseo de Gracia, hay que destacar la existencia de más patrimonio modernista.

Para empezar, un edifico reconocido Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO: el Hospital de Sant Pau, de Domènech i Montaner. Ésta es otra genial obra que combina el arte con la funcionalidad propia de lo que en su día fue un hospital que ahora también se puede visitar.

Hospital Sant Pau

Recinto Modernista del Hospital de Sant Pau

En la zona del Parque de la Ciutadella se puede visitar otro conjunto modernista que se construyó en motivo de la celebración de la Exposición Universal de 1888 en la ciudad. Aquí, otra vez el ladrillo visto tiene una gran importancia en la realización del Arc de Triomf (Arco de Triunfo), de Josep Vilaseca, y del Castell dels Tres Dragons (Castillo de los Tres Dragones) de Domènech i Montaner, que en su momento fue el Café – Restaurante de la Exposición y hasta el 2010 alojó la colección de zoología del Museu de Ciències Naturals de Barcelona, hoy en día trasladada al Fòrum.

Castillo de los Tres Dragones en el Parque de la Ciutadella

Castillo de los Tres Dragones en el Parque de la Ciutadella

Si queréis hacer una ruta a pie comentada, os podéis unir a las visitas guiadas temáticas sobre modernismo en la ciudad. Más info aquí.

También existe un talonario de descuentos del 50% a los edificios modernistas de la ciudad. Podéis encontrar información sobre éste aquí.

Este texto fue escrito por mí en 2009 para www.femturisme.cat y ha sido modificado para la entrada de este blog. Os recomiendo visitar la página para descubrir ésta y otras rutas por Cataluña.

 

Anuncios

3 comentarios en “Ruta por la Barcelona Modernista

  1. rosa morera dijo:

    Un recorregut molt interesant, val la pena fer-lo , ja que al mateix temps que sobten informació del moviment modernista també et deixa gaudir en viu de tota la símbologia que aquets moviment comportava, identitats d'una Nació que no volem perdre.

    Me gusta

  2. Laia Costa dijo:

    Doncs sí Rosa, estem una mica obsessionats amb Gaudí, però realment a BCN hi ha petites joies que no només són tan espectaculars visualment com les de Gaudí, sinó que a més a més, són un llibre obert de la nostra història com a país.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s