Una escapada a Verona y al Lago de Garda

¿Tenéis un fin de semana? Bien, pues comprad vuelos de ida y vuelta y preparaos para un fin de semana intenso para visitar la ciudad de Romeo y Julieta y hacer un tour express por el Lago de Garda. 
Lago de Garda

Lago de Garda

Necesitaréis saber es que: desde Barcelona podéis llegar a la zona hasta el aeropuerto de Venecia (Vueling) o el aeropuerto de Bérgamo (Ryanair).

Imprescindible: ¡apoderaos de un coche! de lo contrario no podréis seguir el plan propuesto en el tiempo disponible.

Este es el mapa de la zona y de los lugares que a continuación propongo que visitéis:

Día 1: Verona

Dejad el coche en una zona donde se pueda aparcar -probablemente azul, pero bastante más económica que las que conocéis- y dejad que vuestros pies os lleven por el centro de la ciudad, rodeada por el río Adige. Si queréis disfrutar de sus vistas, buscad los diversos puentes que permiten a los ciudadanos veroneses pasar de un lado a otro, como el Ponte Nuovo o el Ponte Pietra.
No os dejéis de visitar las iglesias: la Basílica de San Zeno, el Duomo de Verona, la Iglesia de Santa Anastasia y la Iglesia de San Fermo. Si decís convencidos ¡Io sonno di Verona!, entraréis gratis… de lo contrario, os tocará pagar 2,50€ en cada iglesia, aunque existe un pase combinado para todas ellas.

Exterior de la Arena 

Interior de la Arena

Arena de Verona

La Arena de Verona es otro de los puntos que no os deberías perder. Como en el Coliseo de Roma, en esta arena se celebraban los famosos espectáculos romanos. Actualmente, a parte de la posibilidad de visitarla durante el día y subir y bajar gradas interminablemente para encontrar la mejor panorámica de la ciudad, podéis disfrutar de conciertos nocturnos, principalmente en verano. Si compráis los billetes más baratos, no olvidéis llevar un cojín o toalla para no quemarse el trasero con el contacto directo con la piedra, asada al sol durante todo el día.

Pero claro, si alguien va a Verona es para descubrir el lugar donde, según Shakespeare, los Capuletos y los Montescos residían. Antes de abordar el tema de la casa y la tumba de Julieta, no olvidéis que también podéis visitar la casa donde supuestamente vivió Romeo en la Via delle Arche Scaligere número 2.

Una vez hagáis rendido homenaje a la parte masculina de la que es probablemente la historia de amor más trágica de la literatura inglesa, podéis pasar a conocer los aposentos de Julieta, que como comprobaréis están mucho más concurridos. En la entrada al patio de su casa (gratuito), masas de gente esperan para tocarle el pecho derecho a una escultura que le rinde homenaje, otros se dedican a inmortalizar su amor colgando un candado en una verja y otros pegan chicles creando un mosaico de colores bastante atractivo.

Balcón de Julieta

Balcón de Julieta

Arte chicletero en la Casa de Julieta

Mensajes pegados en chicles en la pared

Si sois de los que no os gustan las masas, podéis hacer el esfuerzo de pagar la entrada a la casa de Julieta. Si lo hacéis, podréis acceder al balcón y a las 4 o 5 plantas de vivienda habitual de ésta. También podréis escribirle una carta, y quizás esperar a recibir una respuesta… Después de ver su casa, podéis ir hasta su tumba – o lo que dicen que es su tumba-. Podéis comprar la entrada combinada casa + tumba en su casa.
Después de caminar durante todo el día, quizás os apetecerá coger el coche e ir a cualquier otra parte. Pero no hace falta llegar muy lejos, ni siquiera salir de Verona para continuar descubriendo. Si subís al Parco delle Colombare e Torricele, podréis llegar hasta los Castillos de San Pietro y San Felice, donde podréis disfrutar de vistas panorámicas de la ciudad.
Panorámica de Verona

Panorámica de Verona

Si queréis ver horarios de todos estos lugares, visitad el siguiente enlace.

Día 2: Lago de Garda

Este es el lago más grande de Italia, con una superficie de 370 quilómetros cuadrados y rodeado de varios pueblos con encanto.


Lo primero que os recomiendo es que lleguéis hasta Malcesine y subáis por la Via Panorámica, para llegar a uno de los miradores elevados y ver una panorámica del lago.

Después, bajad hasta el pueblo y pasead por sus calles estrechas y empinadas hasta llegar al Castillo Scaligero. Desde éste, veréis lo que es posiblemente la “spiaggia” mas pequeña del mundo -si, en el lago hay playas-, donde si habéis sido previsores y os habéis llevado algo para comer, podréis disfrutar de un picnic muy original.

Playa en el Lago

Playa en el Lago

Después de comer, podéis tomar el coche y pasar al otro lado del lago, donde encontraréis otros pueblos de interés como Limone Sul Garda y Salò.

Salò

Otra posibilidad que existe para ir de pueblo en pueblo, si tenéis ganas y no os importa el dinero, es tomar un barco por el lago.

Los paisajes del Lago de Garda son increíbles y los pueblos están tan bien cuidados y son tan agradables que quizás os den ganas de quedarse a vivir allí…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s