Dos semanas de ruta por Cuba (parte II: de Trinidad a La Habana)

Después de ver la primera parte de las 2 semanas a Cuba, podéis continuar leyendo la ruta que os propongo, que va desde Trinidad hasta La Habana, donde tomaréis el vuelo de vuelta. 

Playa Ancón

Playa Ancón

Recuperamos el mapa de todo el recorrido desde el día 1 y continuamos con el día 8.

Día 8: De Cienfuegos a Trinidad, Playa Ancón

A tan sólo 2 horas de Cienfuegos, Trinidad es una ciudad-joya, pero una parada en Playa Ancón para refrescarse y coger fuerzas para superar sus calles de suelo imposible es casi una necesidad.

Playa Ancón es una extensión de tierra donde hay algún hotel todo incluido pero unas playas muy atractivas. Eso sí, si no estáis alojados en alguno de los hoteles, tendréis que pagar por el parking, la tumbona y el baño. 

Por la noche, hay que hacer un primer paseo por Trinidad. Vivir el ambiente de fiesta, música y baile que se respira en los alrededores de la Plaza Mayor es obligatorio.

IMG_6890

Alojamiento en Trinidad: Casa Miriam, aparte de ser una de las casas particulares mejor valoradas en Tripadvisor, os permitirá conocer a dos de las mujeres más divertidas del país: Linda y la propia Miriam. Además de lo bien que os lo podéis pasar, también disfrutaréis de su fantástica terraza con vistas a la ciudad y relajantes hamacas.

Día 9: Valle de los Ingenios o Salto del Caburní y Trinidad

Hay varias excursiones posibles desde Trinidad para hacer durante el día, en el caso que, como nos pasó a nosotros, veáis que el sol calienta demasiado la ciudad como para estar paseando por sus empedradas calles. Una posibilidad es hacer excursiones por el Parque Natural de Topes de Collantes, donde entre otros atractivos, podéis hacer una excursión al Salto del Caburní, una cascada de 62 metros de altura, que se puede ver en acción desde junio hasta febrero. Para llegar hasta allí, tendréis que tomar la carretera 152 en dirección Santa Clara y en la entrada a Villa Caburní, pagar un peaje de entrada. Desde allí, tendréis que caminar 1 hora y 1/2, en total 5 km ida y vuelta.

Salto del Caburní, Topes de Collante, Trinidad

Salto del Caburní

Otra opción, si no os apetece caminar, es ir hacia el Valle de los Ingenios, un verde valle donde en el S.XIX había plantaciones de azúcar y en el que actualmente se pueden visitar varias construcciones relacionadas con el sector azucarero de la época.

Para ir hacia el Valle de los Ingenios desde Trinidad, hay que tomar la carretera 12 en dirección a Sancti Spíritus. La primera parada obligatoria se encuentra a la izquierda de la carretera, el Mirador de la Loma del Puerto, a 192 metros de altitud, donde podéis ver una panorámica del valle. Con un poco de suerte divisaréis el tren de vapor que todavía funciona yendo hacia la próxima parada del recorrido, la hacienda Manaca Iznaga.

Mirador de la Loma, Valle de los Ingenios

Mirador de la Loma del Puerto, Valle de los Ingenios

Esta hacienda era propiedad de Pedro Iznaga, que a finales del S.XVIII, fue uno de los hombres más poderosos de Cuba por el tráfico de esclavos que practicaba. Junto a su casa colonial, donde se puede ver un molino, podréis subir a la torre de 44 metros de altura.

Hacienda de Pedro Iznaga

Hacienda de Pedro Iznaga

Otro de los lugares interesantes del valle, siguiendo el recorrido del tren, durante unos 3 km, es la Casa Guachinango, otra hacienda, en este caso propiedad de Don Mariano Borrell, que fecha más o menos de la misma época que la primera. Justo antes de llegar a Guachinango, podréis ver un puente de hierro.

Puente en Guachinango

Puente en Guachinango

Por la tarde, después de comer pero antes de que desaparezca el sol, os propongo pasear, ahora sí, por el centro de Trinidad. De hecho, esta hora es la más idónea para visitar Trinidad, no sólo por la temperatura, sino por la luz que cae sobre los edificios de diferentes colores de la ciudad. La propuesta es empezar en la Plaza Mayor, al lado de la iglesia y dirigirse hacia el Convento de San Francisco de Asís y, luego, seguir descubriendo las calles menos turísticas de la ciudad hacia el norte, para ver la parte menos turística y más cotidiana de sus habitantes.

Trinidad

Coches en Trinidad

Trinidad

Torre del Convento de San Francisco de Asís

Y no olvidéis que en una visita a Trinidad también es obligatorio visitar las tiendas de arte, productos manufacturados y otros souvenirs.

Día 10: De Trinidad a Cayo Guillermo

El camino de Trinidad a Cayo Guillermo, a 265 km, dura toda una mañana, casi 4 horas, ya que los dos puntos sólo están unidos por carreteras secundarias, y hay que cruzar varias ciudades. Lo más rápido es ir por Sancti Spíritus, Jatibonico y Morón. Después de esta última ciudad, a unos kilómetros, encontraréis el peaje para entrar al pedraplén de unos 20 km para llegar primero a Cayo Coco, y después a Cayo Guillermo.

Pedraplén de acceso a Cayo Coco y Cayo Guillermo

Pedraplén de acceso a Cayo Coco y Cayo Guillermo

Cayo Guilermo

Cayo Guillermo

Alojamiento en Cayo Guillermo: en este Cayo no hay casas particulares, así que la única opción – si es que no queréis hacer 100 km para llegar hasta estas maravillosas playas -, es reservar habitación en uno de los resorts. El Hotel Iberostar Daiquiri es uno de ellos. Si queréis encontrar buenas ofertas, entrad en la página de Solways.

Día 11: Cayo Guillermo

No hay muchas opciones de ruta por Cayo Guillermo, pero sí de actividades, entre las cuales se encuentran el Kitesurf, observación de aves (básicamente flamencos) y el submarinismo. Si sois más de quedaros en la toalla y disfrutar de un paisaje único, os recomiendo que lleguéis a Playa Pilar, la que dicen algunas guías, es la playa más bonita del Caribe.

Playa Pilar

Playa Pilar

Playa Pilar

Playa Pilar

Día 12: De Cayo Guillermo a Santa Clara

Empieza la vuelta hacia el oeste de la isla, aunque si tenéis más días podéis continuar hacia Camagüey y Santiago de Cuba. En nuestro caso, sí que es verdad que llegamos hasta Camagüey, pero no es una ciudad que recomendaría si tenéis que ir hasta allí adrede. En primer lugar, porque la carretera para ir hasta allí es de las peores que vivimos en Cuba (llena de burros, caballos, camiones y otros obstáculos) y segundo, porque comparada con Trinidad, la ciudad nos defraudó bastante. Por estos motivos, mi recomendación es ir hacia Santa Clara, a otros 258 km y menos de 4 horas en coche, para ir volviendo hacia La Habana poco a poco.

Monumento al Che en Santa Clara

Monumento al Che en Santa Clara

Por la tarde en Santa Clara, os podéis acercar hasta el monumento al Che Guevara, donde también podréis visitar su museo monográfico y el mausoleo. En el otro extremo de la ciudad, podéis ver el monumento al tren blindado, tomado por la tropas rebeldes comandadas por Che Guevara en 1958. Este asalto se considera uno de los hechos históricos más importantes de Cuba. Finalmente, podéis dar un paseo por el centro de la ciudad.

Alojamiento en Santa Clara: La Casa de Beny y Roberto es también la mejor valorada en Tripadvisor y muestra de ello es que nosotros salimos encantados con el trato recibido.

Día 13: De Santa Clara a La Habana

Antes de irse de Santa Clara, podéis subir a la Loma del Capiro, desde donde hay una bonita panorámica de la ciudad de Santa Clara. Después de esto, a unos 280 km y unas 3 horas de camino, podéis empezar a visitar algunos de los lugares que no se encuentran en el centro de La Habana, aprovechando que seguramente todavía disponéis de coche.

Uno de los puntos más famosos de la ciudad es la Plaza de la Revolución, una de las plazas más grandes del mundo, donde podréis ver la famosa silueta de Che Guevara sobre el edificio del Ministerio del Interior. Otros edificios que rodean la plaza son la Biblioteca o el Teatro Nacional de Cuba.

Plaza de la Revolución

Plaza de la Revolución

A unos 5 minutos en coche de la Plaza de la Revolución, otra de las visitas más que recomendables, es la del Cementerio de Colón, uno de los más grandes del mundo, las estatuas fúnebres del cual son todo un museo al aire libre. Paseando por sus calles, encontraréis apellidos de todas las partes de España. Además, no podéis dejar de visitar la tumba de La Milagrosa, una mujer que a principio del S.XX, murió embarazada por una complicación de salud, y con ella, el bebé que llevaba. Se cuenta que el marido, vasco, la fue a visitar cada día de su vida al cementerio y que, cuando se iba, no le daba nunca la espalda, hasta salir del cementerio. Hoy en día, muchas cubanas la van a ver cuando quieren ser madres, tienen problemas de fertilidad, o cuando ya lo son, para desear buena suerte con sus hijos.

El Malecón, La Habana

El Malecón

Después de esta visita, podéis ir hasta el Hotel Nacional de Cuba y al Malecón, para empezar el camino hacia el otro lado de la bahía donde se puede ver el Castillo de los Tres Reyes Magos y la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña. En esta última es donde se desarrolla la ceremonia del cañonazo, que se celebra cada noche, desde la fundación de la ciudad, y que permitía al ejército español avisar a los ciudadanos del cierre de las murallas de la ciudad y del puerto a las 9 de la noche. Hoy en día es una gran atracción turística, y como tal, es conveniente, si se quiere ver algo, ir con tiempo de antelación. Mi recomendación es, que si tenéis poco tiempo dediquéis el tiempo a otro lugar.

Alojamiento en La Habana: consultar “Dos semanas de ruta por Cuba (parte I)”.

Día 14: La Habana

El último día en La Habana es para aprovechar y ver lo que os quede en la ciudad, dar un último paseo por la Habana Vieja, hacer las últimas compras, beber los últimos mojitos, ver el último concierto de música en directo, comer en el último paladar, ahuyentar al último jinete

Plaza de la Catedral, La Habana

Plaza de la Catedral

Por la tarde, tendréis que tomar un taxi de vuelta al aeropuerto y recordar que para salir del país, hay que pagar la tasa de salida (25 CUC/persona), sino os invitarán amablemente a quedaros en Cuba, eso sí, pagando vosotros mismos los gastos de estancia.

Anuncios

3 comentarios en “Dos semanas de ruta por Cuba (parte II: de Trinidad a La Habana)

  1. Miriam Ramos Andrade dijo:

    Gracias .a esta linda pareja .por recomendar mi casa .nosotras tambien difrutamos de ustedes .que son exelentes personas .ojala la vida le de la opurtunidad de regrezar a Cuba de nuevo .”y con su bebe” .aqui siempre tendran su casa y su familia .nunca los olvidare …y cuando vaya …hare el buro turistico .ja ja ”que me prometistes” …un abrazo fuerte desde Trinidad …y siempre los tendre en mi corazon .´CASA MIRIAM’

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s