Parlamento de Budapest

Escapada a Budapest: 10 planes para descubrir la ciudad

Dos ciudades en una, puentes sobre el Danubio, grandes avenidas, edificios imponentes, ruin pubs, goulash, lángos… ¿se necesitan más motivos para escapar un fin de semana a Budapest?

Os propongo disfrutar de la ciudad capital de Hungría a partir de estos 10 planes:

1. Celebrar la llegada a la capital húngara con una visita a un ruin pub

¿Qué es un ruin pub? Un ruin pub es un bar al aire libre situado entre edificios parcialmente en ruinas o patios entre edificios. Bars donde desde 1€ podéis beber diferentes tipos de cerveza, zumos, vino… o simplemente picar algo desde el mediodía hasta la madrugada.

Los ruin pubs tienen poco más de una década de edad pero hay una gran concentración de ellos en el antiguo barrio judío, por lo que podréis saltar de uno a otro fácilmente y disfrutar de su buen ambiente. Además en la zona se puede ver arte urbano por todas partes y pasear por los mercados de segunda mano durante el día.

Arte Urbano en el Barrio Judío

Arte Urbano en el Barrio Judío

Os dejo el enlace sobre el tema y planeáis vosotros mismos la ruta, aunque como siempre… ¡lo mejor es perderse!

2. Pedalear por la ciudad

En Budapest, como en otras ciudades, podréis ver multitud de bicicletas públicas estacionadas por todas partes de la ciudad. Son las llamadas MOL Bubi Bikes, para ser utilizadas por residentes ¡y también por visitantes!

Así que, en períodos de 30 minutos se pueden hacer varios itinerarios por la ciudad, para llegar, por ejemplo, a algunos de los lugares que están más alejados del centro: el Mercado Central, Isla Margarita, Plaza de los Héroes

3. Comer Lángos en el Mercado Central

El Mercado Central es un edificio interesante por fuera y aún más por dentro. La planta baja está dedicada a la venta de productos frescos típicos húngaros. La planta de arriba, alberga un conjunto de tiendas de souvenirs entre los cuales podréis encontrar cucharas de madera para la cocina, matrioskas, bordados típicos, imanes… y todo tipo de recuerdos. Para los más golosos, podréis deleitaros, en los bares, con los famosos lángos, una masa frita de harina con levadura fresca, que habitualmente se come sola o con múltiples acompañamientos: queso, tomate, chocolate, carne…

Lángos con Nutella

Lángos con Nutella

Al salir del mercado, no olvidéis sacar fotos del primer puente en el camino que encontraréis, el Szabadság hid (puente de la Libertad), que lleva directamente a los Baños Gellert y a la colina de la Citadella, en Buda.

4. Pasear por las calles peatonales de Pest sin prisas

Sí, la ciudad se divide en Buda y en Pest, cada una de ellas en un lado del río. Desde el Mercado Central, os recomiendo tomar la calle de enfrente de la entrada principal, Váci utca y caminarla hasta el final, hasta Vörösmarty Ter. Se trata de la calle peatonal más comercial de la ciudad y desemboca en esta plaza, donde encontraréis el Café Gerbaud, un referente arquitectónico.

Café Gerbaud

Café Gerbaud

5. Visitar la Sinagoga más grande de Europa

No hace falta leer en las guías para darse cuenta que la Gran Sinagoga de Budapest debe ser una de las más grandes del mundo, pero sí para saber que es la más grande de Eurasia y la segunda más grande del mundo, con capacidad para casi 3.000 personas.

Gran Sinagoga de Budapest

Gran Sinagoga de Budapest

Cerca de la Sinagoga, podréis, en menos de 10 minutos, llegar hasta la Basílica de San Esteban, patrón de la ciudad y hasta la Ópera, al principio de la Avenida Andrássy.

Es de especial interés la Basílica de San Esteban, por sus dimensiones y por las vistas sobre la ciudad que ofrece desde su cúpula.

Basílica de San Esteban

Basílica de San Esteban

6. Cruzar hacia Buda por el Puente de las Cadenas

Puente de las Cadenas

Puente de las Cadenas

El Puente de las Cadenas es el más antiguo de la ciudad y el más famoso de todo el Danubio. El puente se construyó hacia finales del S.XIX, pero el actual es una reconstrucción, después de que el original fuera destruido en la Segunda Guerra Mundial.

Cruzar el puente a pie os permitirá, si no queréis tomar un crucero por el Danubio, ver la vista de las dos ciudades desde un mismo punto. Por una parte, Buda, con sus impresionantes colinas, y por otra Pest, en la que el edificio del Parlamento destaca considerablemente.

7. Subir a las colinas de Buda

La opciones para subir son varias: autobús, funicular o a pie. Las tres opciones se encuentran justo al final del Puente de las Cadenas y llevan a la zona situada entre el Castillo de Buda y la del Bastión de Pescadores.

Particularmente, la zona del Bastión de Pescadores es la que más impresiona, por sus vistas directas al Parlamento y por ser la parte donde hay la Iglesia de San Matías, de tal altura (80 metros) que es difícil enmarcarla en una foto.

Iglesia de San Matías

Iglesia de San Matías

8. Visitar el Parlamento más bonito de Europa

De estilo neogótico, este edificio es una maravilla que aumenta a medida que el visitante se acerca más a él. Para llegar podéis dar un bonito paseo desde el Puente de las Cadenas, por la orilla del río, pasando por el Monumento de los Zapatos, que conmemora el genocidio judío.

Monumento de los Zapatos

Monumento de los Zapatos

Para visitar el Parlamento, lo recomendable es reservar las entradas por internet para no perder el tiempo haciendo colas innecesarias. Las visitas duran unos 45 minutos y son muy interesantes. El edificio es igual de impresionante por dentro que por fuera. Uno no alcanza a analizar todos los detalles de relieves, columnas, cristaleras, escalinatas… Sin duda, el lugar más bonito de toda la ciudad.

Parlamento de Budapest

La imagen de los tranvías típicos de la ciudad pasar por delante del edificio del Parlamento es una de las más bonitas de la ciudad.

9. Pasear por el Parque de Városliget

Al final de la Avenida Andrassy, se encuentra la Plaza de los Héroes, que se hizo construir para celebrar el milenio de la fundación de la nación húngara. Lo más interesante sería llegar hasta la plaza a pie o en autobús por la gran avenida, para darse cuenta de la monumentalidad de ambas.

Después de visitar la plaza, lo más interesantes es pasar el parque donde el mayor número de ciudadanos de Budapest pasea durante los fines de semana: el Parque de Városliget.

En éste, se puede pasear por un pequeño lago, ver la copia de uno de los castillos más famosos de Hungría, el Castillo de Vajdahunyad, visitar el zoológico o darse un baño en los famosísimos Baños Schézeny.

Baños Schézeny

Baños Schézeny

Baños Schézeny

Baños Schézeny

10. Comer Goulash

El plato más famoso de Hungría fuera de sus fronteras es el Goulash, una especie de cocido que se encuentra por todos los restaurantes típicos húngaros de la ciudad.

Goulash

Goulash

En la parte de Buda, podréis probarlo en el Restaurante Etkezde , en Batthyany número 14. Este restaurante, recomendación de mi amiga Marta, es como dice ella misma un lugar muy bueno, auténtico, pequeñito y barato. 

En la parte de Pest, cerca del Parlamento, podréis acercaros al Restaurante Biarritz, en la Balassi Balint número 2. Los precios no son tan económicos como en el anterior caso, pero la calidad de la comida y del servicio es excelente.

Y hasta aquí mis propuestas para descubrir Budapest. Si conocéis la ciudad y queréis añadir alguna idea, ¡no dudéis en comentar!

Anuncios

Un comentario en “Escapada a Budapest: 10 planes para descubrir la ciudad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s